Se realizaron las XXIII Jornadas Nacionales en Mendoza: “La necesidad del fortalecimiento de la Institucionalidad”

XXIII JORNADAS NACIONALES DEL FORO FEDERAL DE CONSEJOS DE LA MAGISTRATURA Y JURADOS DE ENJUICIAMIENTO DE LA REPUBLICA ARGENTINA: “LA NECESIDAD DEL FORTALECIMIENTO DE LA INSTITUCIONALIDAD”
23 y 24 de mayo de 2018 – Hotel Intercontinental Mendoza. Pérez Cuesta s/n, Guaymallén, Provincia de Mendoza.

COMITÉ EJECUTIVO DEL FO.FE.C.MA (MAYO 2018)
Presidencia: LA PAMPA (Dr. José Roberto Sappa)
Vicepresidencia 1°: SALTA (Dra. María Inés Diez)
Vicepresidencia 2°: CÓRDOBA (Dra. María Marta Cáceres de Bolatti)
Secretaría General: RÍO NEGRO (Dr. Enrique Mansilla)
Tesorería: CHACO (Dr. Hilario José Bistoletti)
Pro tesorería: MISIONES (Dra. Ramona Velázquez)
Secretaría de Relaciones Institucionales y Académicas: BUENOS AIRES (Dr. Humberto Bottini)
Vocalía: CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES (Dra. Silvia L. Bianco)
Vocalía: ENTRE RÍOS (Dr. Pablo Biaggini)
Vocalía: JUJUY (Dr. Pablo Baca)
Vocalía: NEUQUÉN (Dr. Mario Ferrari)
Vocalía: TUCUMÁN (Dr. Antonio Estofán)
Revisor de Cuentas: SAN JUAN (Dr. Adolfo Caballero)
Revisor de Cuentas Suplente: MENDOZA (Dr. Leonardo Giacomelli)

DOCUMENTO SOBRE LAS XXIII JORNADAS DEL FO.FE.C.MA REALIZADAS EN MENDOZA.

Durante los días 23 y 24 de mayo de 2018, el Foro Federal de Consejos de la Magistratura y Jurados de Enjuiciamiento de la República Argentina (FO.FE.C.MA), junto con el Consejo de la Magistratura de la provincia de Mendoza, realizó sus XXIII Jornadas Nacionales en la Ciudad de Mendoza bajo la consigna “LA NECESIDAD DEL FORTALECIMIENTO DE LA INSTITUCIONALIDAD”, en un evento al que concurrieron representantes de los Consejos de la Magistratura y Jurados de Enjuiciamiento de numerosas provincias, autoridades locales y provinciales, magistrados y funcionarios de todo el país. Las mismas se llevaron a cabo en los salones del Hotel Intercontinental de Guaymallén, en la ciudad de Mendoza.
Estas Jornadas fueron declaradas de interés por el Ministerio Público Fiscal de la provincia de Mendoza, por el Ministerio Público de la Defensa de la provincia de Mendoza, por la Honorable Cámara de Diputados de la provincia de Mendoza, por la Honorable Cámara de Senadores de la provincia de Mendoza, por el Gobierno de Mendoza y por la Cámara de Diputados de la provincia de Entre Ríos.

ACTO DE APERTURA DE LAS JORNADAS

La apertura estuvo a cargo del Sr. Gobernador de la provincia anfitriona, Lic. Alfredo Cornejo; del Ministro de Gobierno, Justicia y Trabajo de Mendoza, Dr. Dalmiro Garay; del Presidente de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, Dr. Jorge Nanclares; del Presidente del Consejo de la Magistratura de Mendoza, Dr. Julio Gómez, y del Presidente del FO.FE.C.MA, Dr. José Roberto Sappa, quienes dieron la bienvenida a todos los asistentes.

El Gobernador Cornejo destacó los “incipientes resultados” de los cambios realizados en la Justicia, expresando: “desde el inicio de la democracia, ningún gobierno había logrado tantas modificaciones normativas y de leyes estructurales como el nuestro”. Luego señaló: “es obligación de los dirigentes políticos tener como objetivo una buena administración de Justicia. Llevarlo adelante requiere de estrategia, táctica, liderazgo y de mucha gestión. En la provincia trabajamos para cumplir con este objetivo y para ello establecimos una agenda de trabajo.”
Informó sobre las modificaciones efectuadas al Código Procesal Civil así como los cambios realizados en la Ley del Ministerio Público Fiscal y en el Código Procesal Penal, sumando el proyecto en el que se busca realizar “un cambio integral al Código de Contravenciones, al incorporar nuevas faltas”, aclarando que el antiguo código se encontraba en vigencia desde hacía más de cincuenta años.
Además, destacó la incorporación de “una amplia oralidad en los procesos” y los cambios en el Código Procesal Laboral, con el que “logramos reducir las demandas laborales en un cuarenta por ciento. Ahora nos proponemos que los juicios laborales se reduzcan como máximo a un año”. Mencionó seguidamente las modificaciones a la

Ley Orgánica de la Policía y la preparación de una ley que regula al Tribunal de Cuentas y refirió: “la administración de Justicia requería de los cambios de estos códigos”, resaltando que en Mendoza también se lograron dos modificaciones claves. En este sentido, mencionó las realizadas al Jury de Enjuiciamiento, que permitieron la concreción de “sanciones medias”, y las aplicadas en el Consejo de la Magistratura, donde “se logró poner en igualdad de condiciones a los abogados litigantes con quienes hacen carreras judiciales”.

A continuación, el Dr. Garay se refirió a la mencionada reforma indicando que “la misma permite que todos aquellos abogados que están fuera del Poder Judicial puedan aspirar a un cargo en la Magistratura, que entendemos que es muy importante, porque el litigante de la calle le da una mirada distinta a la Justicia de la que tiene el que trabaja en el Poder Judicial”.
Distinguió a las Jornadas diciendo: “es un evento en el que están todos los Consejos de la Magistratura del país para discutir las distintas alternativas y realidades que tienen cada uno en sus jurisdicciones. Es muy importante que se haya elegido a Mendoza, y esperemos que se pueda avanzar en discusiones fructíferas que le sirvan a la gente. Entendemos que los procesos de selección de los magistrados y también la remoción tienen que mirar al servicio público y el más interesado es el ciudadano, que todos los días lleva sus conflictos a un tribunal para que sean resueltos”.

Añadió el Dr. Nanclares que “los tiempos actuales nos obligan a ir mejorando la selección de jueces y el control de gestión”.

El Dr. Gómez pidió por “una justicia que sea más justa”, destacando que “es muy grato para el Consejo de la Magistratura de Mendoza haber sido elegido como anfitrión en las Jornadas del FO.FE.C.MA que hoy estamos iniciando. Creo que nos pone en una reflexión importante respecto de las cualidades, de las condiciones, de las exigencias que deben reunir las personas que, ejerciendo sus capacidades concursales, participan del proceso de selección de los magistrados judiciales. Todos queremos una justicia que sea transparente, que tenga procesos que puedan ser seguidos, que estén de acuerdo con las habilidades del hombre actual, que esté en consonancia con situaciones que hoy exige la sociedad. Si queremos esa justicia, necesariamente tenemos que esforzarnos y desde el Consejo de la Magistratura hacer todo lo necesario para que el magistrado judicial coincida con ese modelo que pedimos del Poder Judicial de la Provincia. Creo que éste es el gran desafío y creo que una recorrida por las conferencias y los paneles que se han organizado, va en el mismo sentido de lo que hemos enunciado”, enfatizó.
Concluyendo con el acto de apertura, el Dr. Sappa señaló que “el gran problema que tenemos es el de verificar la vocación de aquellos servidores públicos que quieren ingresar a la justicia. Agradezco a la provincia de Mendoza el acogimiento a todos aquellos que venimos de las provincias a debatir algo que el FO.FE.C.MA viene

debatiendo, mejorando, desde hace ya diez años al menos, cuando en la provincia de Chaco nació esta semilla del Foro Federal de Consejos de la Magistratura, donde tenía esta dinámica de intercambio, de avance, de conocimiento, de experiencias. En este intercambio de experiencias estamos buscando ver como seleccionamos la idoneidad”. Luego destacó: “se nos ha modificado el Código Civil, estamos modificando el Código Penal, estamos modificando en las provincias los Códigos Procesales, estamos tendiendo a la oralidad, a una justicia más inmediata, pero también están cambiando los modelos de gestión, estamos hablando de justicia sin papel, justicia electrónica, estamos hablando de oficinas judiciales, en Mendoza con dos tribunales asociados, estamos en un muy buen modelo de gestión de justicia, entonces tenemos que ver como evaluamos a ese servidor público que quiere impartir la justicia.”

Refirió que en la búsqueda de ese servidor público, “el gran problema que tenemos es la vocación en el ámbito de la justicia.” Y concluyendo, afirmó: “ese es nuestro deber como FO.FE.C.MA: empezar a intercambiar experiencias, verificar que otros modelos están interactuando en el país para ver como mejoramos nuestro propio Consejo de la Magistratura. Por eso, agradezco a la Provincia de Mendoza que nos dé este ámbito, una provincia que siempre cuando el FO.FE.C.MA y la JUFEJUS han querido venir a disertar e intercambiar opiniones, han tenido las puertas abiertas; por eso nuestro agradecimiento y auguro unas jornadas exitosas en cuanto a lo académico y también en cuanto al intercambio de experiencias.”

DESARROLLO DE LAS JORNADAS

Durante los dos días de las Jornadas, se abordaron temáticas de interés y de actualidad propuestas por los representantes de las distintas jurisdicciones en el FO.FE.C.MA y se realizaron paneles de disertación en los que se expuso, entre otros temas, sobre el proceso de enjuiciamiento y el derecho de defensa; las evaluaciones técnicas a la luz de los principios de independencia, pluralismo, transparencia, imparcialidad y previsibilidad de los procesos de selección; el rol del Consejo de la Magistratura, la importancia de la evaluación de desempeño a magistrados y capacitación a concursantes. Disertaron el Senador Juan Carlos Jaliff, Presidente Provisional de la Honorable Cámara de Senadores de la Provincia de Mendoza; la Senadora Patricia Fadel, Senadora de la Provincia de Mendoza; el Dr. David Patchman, Secretario de Gestión y Coordinación Administrativa y Jurisdiccional del Superior Tribunal de Justicia de la Provincia de Tierra del Fuego; el Dr. José Virgilio Valerio, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza; el Dr. Marcelo D´Agostino Dillon, Consejero del Consejo de la Magistratura en representación del Poder Ejecutivo y Subsecretario de Justicia y Relaciones Institucionales de la Provincia de Mendoza; el Dr. Mariano Godoy Lemos, por la Federación de Colegios de Abogados y Procuradores de Mendoza; el Dr. Ramiro Tizón, miembro del Tribunal de Evaluación y Diputado de la Provincia de Jujuy; el Dr. Leonardo Villafañe, Secretario del Consejo de la Magistratura de la Provincia de Misiones; el Dr. Humberto Bottini, Consejero del Consejo de la Magistratura y Juez de Cámara Penal de la Provincia de Buenos Aires; el Dr. Jorge H. Nanclares, Presidente de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza; el Dr. Omar Alejandro Palermo, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza; la Dra. Gabriela Ábalos, magistrada y titular en la Cátedra de Derecho Constitucional de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Cuyo; el Dr. Gustavo Arballo, Secretario Coordinador del Centro de Capacitación del Poder Judicial de la Provincia de La Pampa y el Dr. Adrián Grassi, Subsecretario de Justicia del Ministerio de Justicia de la Provincia de Buenos Aires.
La actividad del Foro contó, el primer día, con una conferencia inaugural a cargo del Dr. Alejandro Pérez Hualde, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, quien disertó sobre “Los nuevos desafíos en la evaluación de aspirantes a magistrados”, y una conferencia de cierre en el segundo día, a cargo del Dr. Alfonso

Santiago, Doctor en Derecho por la Universidad de Buenos Aires y miembro titular de la Academia Nacional de Derecho y Ciencias Sociales de Buenos Aires, quien disertó sobre “La ética aplicada a la luz de los nuevos desafíos de la justicia.”

CONFERENCIA INAUGURAL DEL DR. ALEJANDRO PÉREZ HUALDE: “Los nuevos desafíos en la evaluación de aspirantes a magistrados”

El Dr. Pérez Hualde abordó su disertación reflexionando sobre tres importantes novedades: una es la constitucionalización del derecho. En tal sentido, afirmó: “hoy tenemos jueces que, fuera de los planteos de las partes, evalúan y aplican o no determinadas normas según consideren, de oficio, si es o no inconstitucional la normativa que se pretende aplicar.” Opinó acerca de una segunda novedad que se ha organizado, ampliado y difundido en nuestro país que es el tema de la acción de amparo, donde los argentinos buscaron un Poder Judicial que diera una respuesta inmediata, que en otros momentos no hubiera podido hacerlo. Agregó que la tercera novedad es que el Poder Judicial está cuestionado por la política y le pregunta, con razón, por sus títulos democráticos. Apunto que “hoy un juez de primera instancia da una orden a todo un país. Esto era impensado hace 20 años; esta constitucionalización del derecho nos muestra otro nivel de razonamiento; no es un juez apegado al Código, a la letra chica o los pliegos de licitación, o a los contratos de concesión que puedan tener las prestadoras de servicio público; un juez que hace un trabajo de ponderación de principios constitucionales, principios que el constitucionalismo moderno europeo nos ha traído hace 60 años.” Enfatizó que hoy los principios juegan un rol fundamental, donde los magistrados no miran solamente a la Constitución, sino que también aquello que hemos comprometido como país en el marco regional, en el caso de la Convención Americana o en el marco más amplio en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Refirió que “un juez debe conocer de principios como también de convenciones internacionales de Derechos Humanos que fueron establecidas en nuestra Constitución en el año 94 y que esta internacionalización de los principios nos ha llevado a una extraterritorialidad”. Concluyó diciendo: “lo que estamos buscando son las respuestas jurídicas a temas que están globalizados. La democracia y la sujeción a reglas imponen la necesidad que un juez esté en condiciones de controlar los límites de los poderes y de los derechos fundamentales.”

PRIMER DÍA DE LAS JORNADAS

El primer día, y luego del acto de apertura, disertaron en un primer panel denominado “El Proceso de Enjuiciamiento y el Derecho de Defensa”, el Senador Juan Carlos Jaliff; la Senadora Patricia Fadel y el Dr. David Patchman, quien expuso sobre “Procedimiento en el Consejo de la Magistratura y Jurado de Enjuiciamiento de Tierra del Fuego”
La Dra. Fadel destacó la importancia de contar, entre los integrantes del Jurado de Enjuiciamiento, “a quienes no somos abogados”, enfatizando que ello aporta una lógica diferente, y no circunscripta a la sabiduría del derecho. Opinó que “antes que el Jury resuelva que va a hacer, ya lo mediático y lo público van tomando conocimiento y prejuzgando a la persona denunciada. Ese es un gran error que se está cometiendo actualmente, porque justamente toman estado público fallos que no son a favor de alguien, y esto hace que se nos vea por una vía directa a cada uno de los miembros del Jury, para ver que vamos a hacer. Esto no me parece que esté bien.” Expresó que, en relación al derecho de defensa, debería hablarse del juicio justo y oportuno, teniendo plazos determinados para ir a la cuestión de fondo. Concluyendo, agregó: “nosotros tenemos que resolver por el buen o mal desempeño del magistrado, no por el regular y entonces le damos una sanción intermedia. Nosotros no somos una instancia intermedia a quien recurrir para ver qué hacemos con un mal desempeño a medias, entonces como es a medias no hacemos ni una cosa ni la otra.” Opinó que no es ese el objetivo del Jury sino que es una herramienta que, bien utilizada, ayuda a mantener una justicia independiente.
En un segundo panel, denominado: “Evaluaciones Técnicas a la luz de los principios de independencia, pluralismo, transparencia, imparcialidad y previsibilidad de los procesos de selección”, disertaron el Dr. José Valerio; el Dr. Marcelo D’Agostino Dillon; el Dr. Mariano Godoy Lemos; el Dr. Ramiro Tizón; el Dr. Leonardo Villafañe y el Dr. Humberto Bottini.

El Dr. D´Agostino se refirió a los cambios que se pueden llegar a incorporar tanto en el Consejo de la Magistratura como en el Jury, abordando en particular, la temática de los exámenes para acceder a la Magistratura y sobre el perfil del Magistrado.
Agregó que en general, a nivel nacional, se están modificando los códigos de procedimiento, los códigos de forma y enfatizó que “Mendoza no es ajeno a ello.” Añadió que “a partir del año 2018 tenemos una nueva ley del Consejo de la Magistratura que ha modificado sustancialmente los métodos de selección de los Magistrados. Muchos de estos cambios han sido tomados de la experiencia de distintas Provincias, de distintos Consejos de la Magistratura”.
Prosiguió diciendo que “se ha incorporado otro cambio en la actual Ley del Consejo de la Magistratura mediante el cual, como decía el Gobernador, se intenta el ingreso de profesionales abogados que vienen de la gestión privada. Así, lo que hacemos, es equiparar al abogado que viene del ejercicio libre de la profesión con el abogado que está dentro del Poder Judicial, ya sea como funcionario, ya sea como empleado o magistrado que quiera ascender.”
Enfatizó que tenían un pedido del ámbito de los abogados profesionales que veían que no lograban acceder con tanta facilidad a la Magistratura; “y esto nosotros lo vimos reflejado en las ternas que nos envía el Consejo de la Magistratura.”
Añadió: “desde que estamos en el Gobierno, el Consejo de la Magistratura ha remitido treinta y cinco ternas al Poder Ejecutivo, de las cuales el noventa y ocho por ciento pertenecen en su totalidad a miembros que están dentro del Poder Judicial, de modo tal que, entendemos, que la participación del abogado de la calle viene a enriquecer un poco también el trabajo de los Jueces, Magistrados y Fiscales, porque vienen con un bagaje de conocimiento y experiencia distinta de los que están del otro lado del mostrador.”
Al referirse a los expositores en estas Jornadas, destacó la presencia de invitados y miembros del Consejo de la Magistratura de la Provincia de Mendoza, y de las distintas provincias como la de Buenos Aires, Tierra del Fuego, Formosa, de Salta, expresando la importancia de escuchar las experiencias de estos Consejos de la Magistratura a los efectos “de poder ver si incorporamos alguna experiencia que pueda enriquecer nuestra Ley de Consejo, para tener mejores Magistrados, que es lo que está reclamando la sociedad.”

Seguidamente, el Dr. Villafañe se refirió al Consejo de la Magistratura en la provincia de Misiones como órgano constitucional y afirmó: “algo de lo que estoy orgulloso es la transparencia del sistema en nuestra provincia. El sistema de selección legalmente prevé como objetivo la eficacia del sistema, asegurando la igualdad del tratamiento. En todo este tiempo, se ha demostrado que hay una base no negociable que es la transparencia. La misma normativa tiene algunos aspectos objetivos que nos permiten promover ese valor que es el que predomina en nuestro sistema. Uno de esos elementos objetivos tiene que ver con la composición del Consejo”. Explicó que tienen un sistema complejo, con un examen de oposición técnica escrito y oral, luego una evaluación de antecedentes y una entrevista personal, todos puntuados. “Este sistema de selección le otorga preminencia a la prueba de oposición como fundamento a la transparencia del mismo. De alguna manera, este sistema se puede equivocar o no, pero lo hace desde la más absoluta buena fe.”
El Dr. Bottini fue quien expuso a continuación y manifestó: “en la Provincia de Buenos Aires, nuestro Consejo de la Magistratura es un órgano de la Constitución, tiene por mandato constitucional una composición equilibrada, compuesto por dieciocho miembros, estando presidido por un miembro de la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires; seis legisladores -tres diputados y tres senadores-; cuatro representantes del Poder Ejecutivo; cuatro representantes de los abogados – dos por los departamentos Judiciales del Interior y dos por los departamentos Judiciales del Conurbano-;dos representantes de los Jueces – uno por los Jueces de Primera Instancia y otro por los Jueces de Cámara-; y un representante del Ministerio Público.”
“Tenemos como función seleccionar y capacitar a los magistrados; no tenemos función de remoción, ya que para eso está el Jurado de Enjuiciamiento, y en esa tarea el Consejo de la Magistratura está actualmente en un pequeño proceso revolucionario. Considero que es en el proceso de selección de magistrados donde se juega gran parte de la independencia del Poder Judicial”. Enfatizó que “en nuestras manos está devolverle al Poder Judicial un poco del prestigio perdido, garantizando o asegurando su independencia.”
Explicó que, en cuanto a la capacitación, cuentan con una Escuela Judicial que no es de cursado obligatorio y que se ha encargado de formar a los postulantes, tanto del Poder Judicial como del ejercicio libre de la profesión, enfatizando que es una de las reformas que se está proponiendo es que la misma pase a ser obligatoria.
Para concluir, expresó: “desde el punto de vista de la modificación del sistema de evaluación concretamente, son estos los puntos hacia los que estamos virando: examen sobre un caso real y concreto, incorporación del examen oral y afinar los criterios de selección de los académicos. El FO.FE.C.MA siempre ha sido un disparador de ideas y de intercambio de experiencias muy útil; de hecho casi todos los que estamos acá hemos hecho alguna referencia a algo que hemos escuchado en alguna conferencia anterior, que hemos llevado a nuestro Consejo y ha tenido este nivel de receptividad que tiene hoy, y me parece que es lo más importante de este intercambio.”

SEGUNDO DÍA DE LAS JORNADAS

El segundo día comenzó con el panel titulado: “El rol del Consejo de la Magistratura: importancia de la Evaluación de desempeño a Magistrados y capacitación a Concursantes”. Participaron como disertantes el Dr. Jorge H. Nanclares; el Dr. Omar Palermo; la Dra. Gabriela Ábalos; el Dr. Gustavo Arballo y el Dr. Adrián Grassi.
La Dra. Ábalos se refirió al rol del Consejo de la Magistratura en relación con los jueces en ejercicio y los aspirantes a jueces, para abordar luego la temática del perfil del juez en el siglo XXI. Consideró que “para definir como evaluamos y como capacitamos, tenemos que primero, medianamente, definir o delimitar cual es el perfil del juez que queremos o que tenemos o que la sociedad exige para luego apuntar entonces a la capacitación y a la evaluación.”
Pasó a tratar el surgimiento de los Consejos de la Magistratura y dijo: “¿cómo aparecen los Consejos? Primero, en el derecho público provincial, en la provincia del Chaco en 1957, y luego a partir del procedimiento de movilización del poder constituyente provincial que en 1986 se pone en juego, donde los Consejos de la Magistratura desembarcan primero en el derecho público. Indudablemente, el constituyente nacional utilizó la herramienta pensada para mejorar y para fortalecer al Poder Judicial.”
“Tenemos un Poder Judicial con un rol preponderante y un rol activo en la vida social, política, económica y electoral. No hay aspecto en la vida de hoy que no pase por el activismo judicial, que llega a la creación de figuras procesales, activismo judicial que lleva más de una vez a que el juez intervenga por la falta, ineficiencia, la omisión en el accionar de otros órganos políticos”, apuntó.
Al referirse al perfil del juez del siglo XXI, manifestó: “tiene que ser un perfil donde la evaluación y la capacitación tengan que estar dirigidas en función a esos requerimientos judiciales. Por un lado, el aspecto técnico, la necesidad de que los jueces hoy tengan toda la capacitación en lo técnico propio de su materia.”
Consideró que la capacitación técnica podría llevarse a cabo mediante la firma de convenios con las facultades de derecho, y que el Consejo y el Poder Judicial deberían intervenir en lo que hace a las funciones judiciales.
“Creo que es fundamental que el juez conozca o recuerde el uso del precedente, con la lógica que nuestra Corte Suprema viene marcando con el deber de conocer el precedente y el deber de fundamentación si el juez decide apartarse. En segundo lugar, el recordatorio para los jueces de las consecuencias de sus decisiones y el impacto de las mismas. A esto le sumo los contenidos éticos, los contenidos del ejercicio de la función judicial, dentro y fuera del tribunal. Creo que deberíamos buscar el término de equilibrio, deberíamos pensar en un equilibrio donde esté presente el Poder Judicial pero que también en una composición plural, que también participe el Consejo”, observó.
Al referirse a la evaluación, expresó “que la misma implique lo técnico, ético, funcional y por qué no copiar lo que hacen las universidades con los evaluadores externos. Creo que la evaluación debe ser mirada también como una forma de acompañamiento y que ninguno de nosotros que estamos en el Poder Judicial, sintamos que la evaluación solo es control, porque la inamovilidad me protege y casi me lleva a sentirme escudado de todo ello. Debemos buscar hacer realidad esto que somos un órgano de poder del Estado.”
Para terminar, afirmó: “si los hombres fueran ángeles no necesitaríamos gobierno, si los ángeles nos gobernaran no necesitamos controles. En el caso nuestro, no somos ángeles, somos humildes seres humanos, necesitamos del control para mejorar nuestra función, necesitamos de la motivación positiva, para que entonces la capacitación y el control tengan el apoyo interno, real de los jueces, sintiendo que están motivados para mejorar, y ahí entonces el Consejo y el Poder Judicial sean quienes controlen.”

CONFERENCIA DE CIERRE DEL DR. ALFONSO SANTIAGO: “Ética aplicada a la luz de los nuevos desafíos de la Justicia”

Luego del primer panel del segundo día, tuvo lugar la conferencia de cierre presentada por el Dr. Julio R. Gómez, Presidente Consejo de la Magistratura de Mendoza, quien, luego de destacar los antecedentes académicos del prestigioso disertante, le dio la palabra al Dr. Santiago. Inició su exposición agradeciendo al Dr. Gómez y a los anfitriones de las Jornadas del FO.FE.C.MA, expresó que su idea era abordar el tema de la ética aplicada a la luz de los nuevos desafíos de la justicia, enfocando particularmente su disertación sobre la responsabilidad ética, para concluir con algunas reflexiones sobre la ética judicial.
Opinó que “el siglo XIX ha sido el siglo del Poder Legislativo, porque en ese siglo cambió la fuente de legitimación del poder político, del principio monárquico pasamos al principio democrático. El siglo XX ha sido el siglo del Poder Ejecutivo, porque indudablemente el Estado del bienestar, el Estado intervencionista, el Estado regulador, potenció fuertísimamente este poder. Y algunos dicen, y yo comparto en buena medida, que el siglo XXI está siendo el siglo del Poder Judicial. Porque las demandas sociales no solamente se encausan mediante los procesos políticos a la par del Legislativo y el Ejecutivo, sino que cada vez con más fuerza las personas y los grupos sociales golpean las puertas de los tribunales para obtener lo que no obtienen del proceso político y porque también hemos cambiado de una cultura jurídica, en donde la norma era el momento central, a una cultura de derechos, de derechos humanos, derechos conocidos tanto institucional como internacionalmente, y esto potencia sin lugar a dudas el rol de los poderes judiciales.”
Apuntó que, en términos relativos, nunca hubo un Poder Judicial con tantas responsabilidades ni con tanto poder como en la actualidad, enunciando la ecuación constitucionalista: “A mayor poder, mayor responsabilidad y mayor necesidad de control”. Agregó que, a su entender, el Poder Judicial del siglo XXI tiene dos pilares fundamentales: por un lado la consolidación de su independencia y por otro lado la consolidación de su responsabilidad y destacando la necesidad de consolidar la independencia y potenciar la responsabilidad judicial.

Enfatizó que lo primero que tiene que existir es un buen funcionamiento de los sistemas de responsabilidad judicial, no agotándose allí el tema de la responsabilidad, expresando que una persona o una institución es responsable cuando cumple su rol institucional, aquello para lo cual está llamado a cumplir, su misión institucional. Consideró que esa motivación positiva, esa plena función del rol institucional tiene que ver con la responsabilidad. Esta idea que Max Weber decía en esa famosa conferencia, de la política como profesión y como vocación: “hay profesión política cuando uno vive de la política y hay vocación política cuando uno vive para la política”. Prosiguió diciendo: “esto se puede trasladar tranquilamente al ámbito judicial: hay profesión judicial cuando uno vive de eso, pero me parece que para que el Poder Judicial cumpla plenamente el rol institucional que tiene en el siglo XXI, necesitamos que todos sus actores, fundamentalmente los magistrados judiciales, asuman plenamente esta vocación judicial, este vivir para. Por lo tanto, desde las escuelas judiciales, y en esto la ética judicial tiene bastante que decir, algo que tenemos que lograr es el renacer permanentemente de la vocación judicial en todos sus integrantes”.
Seguidamente, planteó cual sería la segunda dimensión de la responsabilidad judicial, y opinó que esta es la plena asunción y difusión permanente, la vivificación desde adentro, desde la cultura institucional, de la vocación judicial.
Resaltó la tercera realidad como la responsabilidad en el sentido en que los anglosajones hablan de la “accountability”, enunciando que “una institución es socialmente responsable cuando se acostumbra a rendir cuentas, cuando es transparente y no oculta, cuando van incorporando progresivamente elementos del gobierno abierto, cuando facilita la participación ciudadana.”
Sostuvo que los distintos ámbitos de la responsabilidad judicial son “la responsabilidad política, que es simplemente ver si el juez tiene o no que ser removido por una pérdida de sus condiciones; la responsabilidad disciplinaria – alguna sanción o algún apercibimiento por alguna falta menor que el juez puede haber tenido-; la responsabilidad civil: en ese sentido el Código Judicial de la Provincia de Mendoza tiene alguna novedad, que es la posibilidad de demandar civilmente y a título personal a los jueces ante la Corte Suprema; la responsabilidad penal, configuración o no de los delitos en funcionarios públicos y específicamente también los del magistrado judicial; la responsabilidad ética, donde la conducta del juez es examinada a la luz de estándares de excelencia, de un juez arquetípico, del mejor juez posible, es ir progresivamente alcanzando esos estándares de desarrollo profesional alto que se puede hacer. Es una ética de máximos.”
Apuntó que las cuatro primeras eran las responsabilidades tradicionales, hasta fines del siglo XX, explicando esta responsabilidad ética surge como algo nuevo hacia fines del siglo XX y principios del siglo XXI con los Códigos de Ética Judicial, y junto a estos sistemas tradicionales de ética.
Continuó diciendo: “quiero referirme fundamentalmente a la responsabilidad ética: es este alcanzar o tender personal e institucionalmente a los mayores niveles de excelencia profesional que es central para el Poder Judicial, porque para estar al tanto de los desafíos que tiene, necesita consolidar su poder político, y el modo de construir poder político tiene que ver en una parte muy importante con este reconocimiento social de la ética del Poder Judicial y sus integrantes. Es mediante la responsabilidad ética, mediante estándares de ética altos que el Poder judicial va a tener el poder social suficiente como para poder cumplir adecuadamente el rol institucional que tiene.”
Luego se dirigió a los presentes y dijo: “a la pregunta de cuáles son las fuentes de poder del juez, yo diría: su bondad, su ética y su conocimiento del derecho”. Y citando al Dr. Petracchi, expresó: “la autoridad argumentativa y ética de sus fallos y del decoro de su actuación: son las fuentes de la autoridad judicial…”, para agregar “y yo me animaría, corrigiendo un poco a Petracchi, más que el decoro de su actuación, la actuación externa, la apariencia.” Destacó que la ética y el adecuado conocimiento del derecho forman parte del ADN del poder del Poder Judicial: buena conducta y conocimiento del derecho.
Añadió que el art. 114 inc. 6 de la Constitución cuando regula el Consejo de la Magistratura, pone como finalidad del Poder Judicial la independencia de los jueces y la eficaz prestación de los servicios de justicia, y cuando esto es reconocido por los ciudadanos, obviamente su poder aumenta.
Consideró que también se reconoce poder cuando los jueces mediante sus decisiones saben interpretar los anhelos y expectativas que tiene una sociedad. “Cuando el Poder Judicial expresa esos anhelos profundos, aumenta su credibilidad”, enfatizó.

Expresó que “la atención a los grupos más vulnerables, la defensa con valentía de los principios constitucionales genera elementos de la responsabilidad judicial”, destacando que la responsabilidad ética tiene enorme transcendencia e importancia pública y puede aumentar significativamente el poder del Poder Judicial, siendo lo ético un artículo de primera necesidad para el Poder Judicial del siglo XXI.
Al abordar la temática de las idoneidades, se dirigió a la audiencia y dijo: “¿cuáles son las cuatro idoneidades fundamentales en materia judicial? La psicofísica, la ética, la técnico-jurídica y la gerencial, y podemos agregar una quinta para los jueces de la Corte la idoneidad institucional. La idoneidad ética es esa buena conducta que el artículo 110 exige a los magistrados y comprende tanto la conducta funcional como la conducta extra funcional; abarca toda la vida de las personas, con un mínimo ámbito de privacidad.”
Y agregó “tenemos un primer estándar: la conducta de los jueces puede ser juzgada con estándares más altos que la de los ciudadanos normales.”

Concluyendo su exposición, apuntó a las fuentes de credibilidad del Poder Judicial, expresando que sus dos pilares fundamentales son conducta ética y sapiencia del derecho. “La ética judicial es honrar la función judicial y puede ser sintetizada en esto: descubrir y redescubrir la vocación judicial y honrarla desde el ejercicio de todos los días”, distinguió el Dr. Santiago, agradeciendo nuevamente a la provincia de Mendoza por su hospitalidad y excelente organización de estas Jornadas Nacionales del FO.FE.C.MA.

CIERRE DE LAS JORNADAS

Al concluir las Jornadas, el Dr. José Roberto Sappa, Presidente del FO.FE.C.MA manifestó: “tenemos que poder compartir las experiencias, seguir alimentándonos, para ver este tema de la vocación, y seguir insertando en todas estas charlas a la ética judicial y a la vocación judicial. Como Consejos de la Magistratura de la República Argentina y Jurados de Enjuiciamiento, somos los encargados de verificar o ver de qué manera los que ingresan al Poder Judicial o los que se van del Poder Judicial, tienen vocación o nunca la tuvieron o dejaron de tenerla.”

Distinguió al Consejo de la Magistratura de Mendoza en su institucionalidad, enfatizando la presencia del Gobernador de Mendoza, así como la presencia de los ministros de la Corte de la provincia.
Reiteró su profundo agradecimiento a Mendoza, y convocó a todos a las próximas Jornadas, “a que participen, a que nos den nuevas ideas, nuevas herramientas para buscar a servidores públicos comprometidos.”

dav